A quién pertenece esta historia

Lo quise leer con doce años porque me gustaba el título. Mi tía se echaba las manos a la cabeza. A mi abuela casi le da un patatús. No sé cuántas señales de la cruz hizo con las manos. Estuve castigada durante una semana por haberlo pedido. Si necesitáis pistas reales para averiguar «A quién pertenece» os dejo unas cuantas:

  • Se publicó en París en 1934.
  • Estuvo prohibida en Estados Unidos.
  • No pudo ver la luz hasta 1961.
  • Entró en el país de forma clandestina.
  • Se enfrentó a un juicio por obscenidad.
  • Todavía hay quien se espanta después de tantos años.
  • En España se publicó en 1977.
  • Se vendieron 15 000 ejemplares en diez días.

A quién pertenece. Extracto.

Por una razón u otra, el hombre busca el milagro y para lograrlo es capaz de abrirse paso entre la sangre. Es capaz de corromperse con ideas, de reducirse a una sombra, si por un solo segundo de su vida puede cerrar los ojos ante la horrible fealdad de la realidad.

Todo se soporta —ignominia, humillación, pobreza, guerra, crimen, ennui— gracias al convencimiento de que de la noche a la mañana algo ocurrirá, un milagro, que vuelva la vida tolerable. Y mientras tanto un contador está corriendo en su interior y no hay mano que pueda llegar hasta él para detenerlo.

Mientras tanto alguien está comiendo el pan de la vida y bebiendo el vino, un sacerdote sucio y gordo como una cucaracha que se esconde en el sótano para zampárselo, mientras arriba, a la luz de la calle, una hostia fantasma toca los labios y la sangre está pálida como el agua.

Y de ese tormento y miseria eternos no resulta ningún milagro, ni un vestigio microscópico de milagro. Sólo ideas, ideas pálidas, atenuadas, que hay que cebar mediante la matanza, ideas que brotan como bilis, como las tripas de un cerdo, cuando lo abren en canal.

E N D

A quién pertenece

Y el resultado final es...

Trópico de Cáncer 

Henry Miller (1891 – 1980).