Cuentos y relatos

Astrid Lindgren (1907 – 2002)

Suecia


Rasmus y el vagabundo

Rasmus huye del orfanato para buscar en algún lugar una madre y un padre que lo quieran.

En su deambular de aquí para alla se encuentra con Oscar, un vagabundo.

Con él aprenderá el significado y el valor de palabras como amistad, afecto o supervivencia.

Rasmus y el vagabundo se publicó en 1956.

En 1958, Astrid Lindgren obtuvo, por este relato, la Medalla Hans Christian Andersen.

El nombre real de la autora era Astrid Anna Emilia Ericsson.

«No es que Rasmus fuese más perezoso que los demás niños de nueve años. Lo que pasa es que, como era natural en un niño de su edad, odiaba todo lo que le impidiera subirse a los árboles, bañarse en el arrollo o formar con los demás niños bandas de ladrones».


Joseph Von Eichendorff (1788 – 1857)

Alemania


La estatua de mármol

Narración poética y fantástica donde el joven protagonista se siente escindido.

Es atraído por la tentación de la melodía extraña y encantadora de un delicioso jardín

donde Circe y Venus se le aparecen en forma de blanca estatua de mármol.

La estatua de mármol se publicó en 1819 en la revista Almanaque de las señoras.

Pertenece al romanticismo alemán.

……….Tiraje original de 3000 ejemplares numerados

«Cabalgando ambos en la oscuridad de la noche, pronto entablaron conversación, y al joven Florio le parecieron tan agrables y alegres la voz y la esbelta figura del desconocido, tan vivaz su espíritu, que apenas podía dejar de mirarle».


 

Cuentos y relatos

Washington Irving (1783 – 1859)

Estados Unidos


Rip Van Winkle

Rip, huyendo de las regañinas de su esposa, se internó en el bosque.

Allí probó un licor maravilloso, extraño.

Los efectos de ese licor le hicieron despertar muchos años después.

Todo había cambiado.

Cuentos y relatos

. . . . . Rip Van Winkle se publicó en Sketch Book [El libro de apuntes] en 1820

«Si le hubieran dejado vivir a su manera, hubiera pasado toda su vida sumido en una beatitud perfecta, pero su mujer andaba siempre atronando sus oídos con su vagancia, su incuria y la ruina que atraía sobre su familia. Mañana, tarde y noche, su lengua no cesaba de moverse».