Lord Ruthven no nació vampiro

Lord Ruthven bebió la sangre caliente del cráneo de sus enemigos, murió, viajó por el mundo, estuvo en Italia, tuvo amigos a los que no volvió a ver durante años, jamás se comportó de forma adecuada… No era lo que parecía. Él era un ser extraño, pero no nació vampiro.

«La abadía de Belfont y el priorato de St. Alvin, ambos propiedad de la familia Glenarvon, fueron transferidos, debido a una confiscación de bienes, al señor Ruthven». (Glenarvon).

El origen de Lord Ruthven

Glenarvon, una obra escrita por Lady Caroline Lamb y publicada de forma anónima en 1816, antes de que comenzara a extenderse la moda de los vampiros en Inglaterra, cuenta la historia de amor condenada de Calantha, durante la revolución irlandesa de 1798, con un apuesto revolucionario.

En esta historia, concebida por la autora como una venganza contra Lord Byron por haberla despechado, es donde aparece por primera vez la figura de Lord Ruthven, el famoso vampiro protagonista del relato (El Vampiro) de John William Polidori.

A pesar de que la historia no contiene vampiros reales, sí pueden verse algunas similitudes y características de los mismos, representados en pasajes en los que se mezclan sucesos realistas y sobrenaturales con personajes un tanto tétricos y misteriosos, siniestos.

—Movió la cabeza, y entonces, mirándome ferozmente me dijo: ¡Cuidado con Lord Ruthven! (Desde entonces él se llamó así). Nunca podré olvidar su voz. Él es un…, él es un…

—¿Un qué? —preguntó ansiosamente.

—No puedo continuar.

El libro fue un éxito inmediato y contribuyó, especialmente, a que Lady Caroline Lamb fuera eliminada de los círculos de élite y de la noble sociedad, pues en él describió los amores y desamores que mantuvo con Lord Byron mientras estuvo casada con William Lamb, vizconde de Melbourne.

Me quedo con tu personaje

Tres años después, en 1819, entró en escena el ya mencionado autor (Polidori) con la publicación de El vampiro, un relato en el que esta vez, Lord Ruthven, que no tenía nada en común con el personaje de Lady Caroline Lamb, salvo el nombre y algún que otro rasgo, sí actuó como vampiro en todo su contexto.

«Lord Ruthven había vuelto a presentarse ante él… Y todos los detalles se encadenaron súbitamente ante sus ojos: la daga, la vaina, la víctima, su juramento. ¡No era posible, se dijo muy excitado, no era posible que un muerto resucitara! Era imposible que fuera un ser real».

Una composición curiosa la que formaron tanto personajes reales como imaginarios. Lord Byron fue amante de Lady Caroline Lamb. John William Polidori, a su vez, fue el médico personal de Lord Byron. Ni Lamb ni Polidori sentían un afecto especial hacia Byron, sino todo lo contrario.

La vida está llena de casualidades. Tal vez se conocieran, hasta incluso es posible que la autora decidiera prestar el nombre de su personaje. Quién sabe. El caso es que el destino quiso que el famoso vampiro de Polidori apareciera atribuido, antes que a este, a la excelsa pluma de Lord Byron.


Enlaces a libros

  1. Glenarvon  (en tres volúmenes [pdf [inglés]).
  2. El vampiro (pdf y ebook [requiere registro]).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *